Cómo se forma un tirador

                                                                    

¿Quieres formarte como tirador ? Necesitamos a una persona con afición, escopeta, aquipo de tiro, munición, y una gran dosis de paciencia, de disciplina y de ilusión por conseguir el objetivo propuesto.

  

                                                                              ---------   PRÓLOGO   ---------

Para todos aquellos que ya lleváis un tiempo tirando,  para todos aquellos  que os han llenado la cabeza de complicaciones, de problemas y de sistemas,  para todos aquellos que creéis que  llegar es un imposible, para todos aquellos que entrenáis y entrenáis, que gastáis tanto dinero  a diario en munición y en platos, os diré que como todo, lo primero es querer empezar, querer aprender, estar dispuesto a desarrollar el  sentido de la disciplina , es aprender a amar nuestro deporte y a soñar con él.

 

 

Dedico esta sección a mi mujer, Milagros, a mis hijas Emma y Laura  y a mis grandes amigos que me rodean a diario y con los que comparto  la ilusión de vivir tan intensamente este deporte del tiro al plato.

____________________________________________________________________________________________________________________________

 

                                                                                           CAPÍTULO 1

 

Antes de nada os diré que usaré un lenguaje que lejos de ser científico es completamente comprensible y con el que suelo llegar a transmitir sin ningún problema aquello que quiero se comprenda, hablaré de que el tirador no es uno, sino dos. Uno, el tirador físicamente, y otro, el Yo que todo tirador lleva dentro. Uno sin el otro no es nadie, y por supuesto, si el tándem no funciona bien, el tiro tampoco funciona. Me oiréis hablar de que el cerebro dice, de que el cerebro piensa, de que el cerebro exige, de que el cerebro se enfada, de que el cerebro reacciona, de que el cerebro abandona, etc, etc., así que esto será así y con esto me comprenderéis. Espero no se den por aludidos cuantos Psicólogos, Médicos,  Optómetras, biomecánicos  y personas relacionadas con la salud puedan leer estos capítulos en los que, sin duda alguna, el objetivo final es que me comprendan los tiradores.

Primeramente, necesitamos contar con un buen equipo de tiro; me estoy refiriendo a nuestro equipo de materiales auxiliares, un buen chaleco (y cuando digo "buen" me refiero simplemente a que sea cómodo de llevar, que no esté ajustado y con ello limite nuestros movimientos, y que tenga los dos bolsillos tradicionales en los que podamos llevar los cartuchos).
Nos procuraremos también una gorra y unas gafas; en cuanto a la gorra pues poco que comentar, que tenga una buena visera para evitar la entrada de demasiada luminosidad y que con ello nos impida el poder abrir los ojos completamente; al hablar de las gafas de tiro se nos complica un poco más la elección, hay múltiples modelos y con una gran variedad de colores, no nos dejemos engañar por tantas y tantas opiniones al respecto que solamente nos llevan a un gasto inútil de dinero y con ello a tener que reducir nuestros entrenamientos para poder hacer estos desembolsos. Hoy día, el plato utilizado mas comúnmente es el plato color naranja (orange) como le conocemos todos, es por ello que salvando excepciones, me inclino por un filtro rojo intenso para los días de mucho sol, y otro de color rojo mas clarito para esos días sin
tanta luminosidad. Lo importante, tanto de la gorra como de las gafas, es que al final nuestro cerebro cuando nos dispongamos a tirar una serie,  pueda observar y capte que esta todo en su sitio, que está todo a punto, que no hay nada que en el momento de pedir plato llame la atención a ese nuestro YO y le haga pensar en algo diferente que no sea el pedir el plato. Ya sabéis, desde ahora, encontrar una gorra y unas gafas que pasen a ser vuestra gorra y vuestras gafas para un largo tiempo, eso por no decir para toda la vida de tirador. Yo, en estas cosas tan importantes, acostumbraba a comprarme más de una unidad de cada cosa y así me  aseguraba el no tener que cambiar de modelos.